dibujos en el agua

viernes

 















Silla voladora

¿Y te acuerdas?. Toda encoloniada y rectita de falda y calcetines nuevos. Chaqueta corta y manzanas con caramelo. Era una tarde para inscribir en la memoria. Los taca tacas, tanta gente, tan contenta, el aserrín de pino en el suelo y las tiras de ampolletas de colores. Te dije, no subas conmigo. Pero como eres hecha de esa burbuja que cuando comienza a agitársela no para de subir, dijiste que estaba exagerando. Te subiste y me mirabas contenta sentada en la silla loca numero tres, gritabas que te había tocado la amarilla. No bastó más que cinco vueltas volando cuando empezaste a gritar de nuevo. Y quedaban treinta vueltas. Con las patas abiertas y agarrada en la silla voladora, abrías la boca con los ojos cerrados en una línea. Los velos de vomito con dulce de manzana , ¿te acuerdas? eran tandas de semi círculos perfectos en el aire y sobre la trompa de la gente en primera fila que no alcanzaron a escapar de este extraño pulpo de alambres, que giraba lanzando sus tentáculos de caramelo. 

Comments:
me encanta!
 
Hola, un placer leerte. Bello texto. Cuidate.
 
sabes que cuando era nena me encantaba volar en las sillas esas y hacer giros en los giros sobrepasando a otras sillas y luego retomar el lugar

gracias por este texto, me abriste un recuerdo casi extinto
 
Publicar un comentario



<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?

Creative Commons License