dibujos en el agua

martes

 


Julia


Julia camina por la zanja de barro con su paquete de palos secos de leña y su chalequillo de lana apolillada. La leña le marca las manos y el alambre le corta la sangre. Recoge unas moras y las desecha al verlas mordidas de ratón. Está sola. Es casi un kilometro hasta la rancha de sus tíos. Desde la zanja se puede ver la punta de Lobos, donde cazan "gatos" de mar y se ve el esqueleto del aserradero inglés abandonado. Una vez compró una libreta de hojas blancas donde dibujar y fue completada con anotaciones de deuda en el mercado del pueblo. Entre su cara azulina y el horizonte vacío, la mortaja de viento gris y frío empuja los dientes afilados de grandes líneas de nubes. Al final del día, esas líneas rectas de agua, bajan por las ramas altas, de los árboles, atraviesan las paredes, salen por los ojos de su cara y son absorbidas por la almohada mugrienta. Recuerda la enredadera que vive ahora donde antes estaba la cama de su madre y a aprendido a lanzar sendos chorros de agua salina por los ojos en la oscuridad, en completo silencio.

Comments: Publicar un comentario



<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?

Creative Commons License